13 julio 2008

EL EVANGELIO SEGÚN JESUCRISTO

...Entre tanto, allá en Belén, casi diríamos pared con pared con el palacio de Herodes, José y su familia siguen viviendo en una cueva, pues siendo tan breve la estancia prevista, no valía la pena ponerse a buscar casa, teniendo en cuenta que el problema de la vivienda ya daba entonces dolores de cabeza, con el agravante de no haberse inventado aún las viviendas protegidas y los realquilados.


Ocho días después del nacimiento, llevó José a su primogénito a la sinagoga para que lo circuncidasen, y allí el sacerdote cortó diestramente, con cuchillo de piedra y la habilidad de un experto, el prepucio del lloroso chiquillo, cuyo destino, del prepucio hablamos que no del niño, daría de por sí para una novela, contando a partir de este momento, en que no pasa de un pálido anillo de piel que apenas sangra, y el de su santificación gloriosa, cuando fue papa Pascual I, en el octavo siglo de nuestra era. Quien quiera verlo hoy no tiene nada más que ir a la parroquia de Calcata, que está cerca de Viterbo, ciudad italiana donde relicariamente se muestra para edificación de creyentes empedernidos y disfrute de incrédulos curiosos...

José Saramago, fragmento de "El Evangelio según Jesucristo"

0 Comentarios

08 julio 2008

LA GENIALIDAD DE LA MASA




hay suficiente traición, odio, violencia y absurdez en la gente
corriente como para abastecer a cualquier ejército durante un día cualquiera

pues los mejores asesinando son aquellos que predican contra ello
pues los mejores odiando son aquellos que predican amor
pues los mejores en la guerra al final son aquellos que predican paz

aquellos que predican dios, necesitan dios
aquellos que predican paz no tienen paz
aquellos que predican paz no tienen amor

cuidado con los predicadores
cuidado con los listos
cuidado con aquellos que siempre están leyendo libros
cuidado con aquellos que o bien odian la pobreza
o bien están orgullosos de ella
cuidado con aquellos que elogian rápido
porque necesitan que les elogies a cambio
cuidado con aquellos que son rápidos en censurar
tienen miedo a lo que no conocen
cuidado con aquellos que buscan masas fieles
solos no son nada
cuidado con el hombre vulgar con la mujer vulgar
cuidado con su amor, su amor es vulgar
persigue lo vulgar

sin embargo hay genialidad en su odio
hay suficiente genialidad en su odio como para matarte
para matar a cualquiera
no queriendo soledad
no comprendiendo la soledad
intentarán destruir cualquier cosa
que difiera de lo suyo
sin ser capaces de crear arte
no entenderán de arte
considerarán su fracaso como creadores
sólo como un fracaso del mundo
sin ser capaces de amar plenamente
pensarán que tu amor es incompleto
y luego te odiarán
y su odio será perfecto

como un diamante reluciente
como una navaja
como una montaña
como un tigre
como la cicuta

su mejor arte


Charles Bukowski


P.S.: Y ya de paso recomendamos el libro titulado Hank Over, un homenaje a Henry Chinaski escrito y compilado por autores españoles contemporáneos.

Más información aquí:

0 Comentarios