13 agosto 2008

EL REY DE UN PUEBLO


...Sofía pronto se percató del mutuo afecto entre Franco y su marido: advirtió que al dictador se le iluminaban los ojos cuando veía al Príncipe y que creía ver en él al hijo que nunca tuvo. Juan Carlos, que había tenido que vivir sin su propio padre, respondía con cariño. La creciente estima de Franco por Juan Carlos fue también percibida por Fraga. Esto contrastaba con la decepción del Caudillo porque los carlistas no pudieran presentar más que un candidato extranjero a la sucesión. Es más, estaba molesto por las muestras de hostilidad hacia Juan Carlos.

Uno de estos incidentes, el 24 de mayo de 1963, redundó en beneficio del Príncipe. Sofía y él habían sido invitados al teatro María Guerrero para una representación de los Coros y Danzas, el grupo folclórico de la Sección Femenina. Al salir, un grupo de carlistas empezó a gritar consignas en favor de don Javier. Juan Carlos desoyó los consejos de la policía de esperar hasta que fueran dispersados, y ambos pasaron entre la multitud hostil que rodeaba su coche. A los gritos de "¡Viva el Rey Javier!", Juan Carlos respondió con humor: "¡Viva!". El Caudillo se emocionó mucho cuando le contaron que Sofia había reprendido inmediatamente a su marido, diciéndole que debía haber respondido con un "¡Viva Franco!"...


Paul Preston, "Juan Carlos, el rey de un pueblo" (fragmento del capítulo 4: "Una Vida Vigilada, 1960-1966")

0 Comentarios