17 agosto 2008

عمر بن إبرهيم خيام بيشابوري


Todo el mundo sabe que jamás he rezado una oración,
todo el mundo sabe que jamás he disimulado mis defectos.
Ignoro su existe una Justicia y una Misericordia...
Sin embargo estoy tranquilo porque siempre he sido sincero.

* * *

Considera con indulgencia a los hombres que se embriagan:
tú tienes otros defectos.
Si quieres conocer la paz, la serenidad, vuelve los ojos
a los desheredados de la tierra, a los que lloran en el infortunio.

* * *

Al poderío de Kai-Kaus, a la gloria de Kai Kobad,
a las riquezas del Jurasán, yo prefiero un vaso de vino.
Estimo al amante que llora de felicidad
y desprecio al hipócrita que murmura una plegaria.

Omar Jayyam, Rubaiyyat (escritas hacia principios del s. XII)

0 Comentarios