03 septiembre 2008

TONTO, MUERTO, BASTARDO E INVISIBLE

...Creo que la obligó a estudiar para que aprendiera a comportarse como una bruja de nacimiento y luego comenzó a pasearla por las embajadas y los cócteles. A veces, si no adivinaba bien algún futuro de especial importancia, la pegaba, creo que me enseñó la cicatriz que le hizo cuando se equivocó con el destino del ex ministro que tenía intereses en el monopolio de sexo telefónico del que ella procedía (...)

... Además, Beatriz, si fuera verdad lo que me estaba contando, era prisionera de una organización socialdemócrata, y la socialdemocracia se caracteriza por ser la única filosofía de vida que permite hacer lo contrario de lo que predica en nombre de lo que predica. Contra una armadura como ésa no hay héroe capaz de vencer...

Fragmento de "Tonto, muerto, bastardo e invisible", de Juan José Millás

0 Comentarios