15 julio 2009

SOL SOBRE EL FRENTE



El sol se suma a nuestro pesar
mientras yacemos boca abajo en la tierra enfadada.
Sudamos y, como miserables,
conservamos nuestra menguada ración de agua,
ahora ya asquerosamente caliente.
No recibiremos más antes de la noche.
En un delirio sueño que floto. Sueño
con frescas brisas marinas. Sueño
con estirarme sobre hierba alta a la sombra de un sicomoro. Sueño
con echarme en un rápido torrente de montaña.
En la cara de bronce incandescente del sol
no hay sonrisa de compasión.
Su cálido aliento oxida la hierba seca
y trae a nuestra línea
el perfume del pino,
de la retama y del tomillo de montaña.
El sol sonríe sin piedad sobre los heridos
ahí afuera es tierra de nadie.
Una cortina invisible de potenciales balas
cuelga entre ellos y nosotros.
Las armas enemigas previenen
a nuestros camilleros pero no previenen
la mirada vibrante del sol.
Los quejidos de nuestros camaradas
y sus ruegos de socorro llegan a nosotros
en el aire cálido.
¡Oh, madre mía! ¡Madre mía! agoniza uno.
¡Agua, agua! gime otro.

Por fin el sol seca
la humedad de sus lenguas
y evapora sus lamentos.
A mi lado
un joven recluta español se santigua,
sus labios se mueven veloces
sin ningún sonido.

Ahora el silencio asfixiante es aterrador.
Tratamos de olvidar a nuestros amigos de ahí fuera.
Nos tratamos de concentrar en nuestro propio pesar
mientras yacemos, boca abajo sobre la tierra enfadada.
Nos forzamos a nosotros mismos a pensar en nuestro combate
contra el sol.

James R Jump

HABLANDO DE LEYENDAS. POEMAS PARA ESPAÑA. Edición de Jim Jump, Antonio Díez y David González. Ed. Baile del Sol, Tenerife, 2009.

0 Comentarios