20 octubre 2009

HIJO MÍO


Que soy libre, me dicen.
Pero si quisiera tener otro hijo
tendría que llevarlo al Banco de la esquina
porque suya es mi casa.
Mi niño llamaría padre al director
y madre a la cajera
aprendería a andar con una silla de oficinista
dormiría en un cajón del archivador
y yo sólo sería un pariente lejano
que le sonreiría desde mi puesto en la cola.
Me pasaría de vez en cuando con la excusa de ampliar la hipoteca

sólo para ver qué tal me lo crían
cómo le afecta el aire acondicionado
si sabe poner un fax
y si el director le regala un juego de sartenes
por su cumpleaños.

1 Comentarios

1 Comentarios:

A las octubre 20, 2009 3:00 p. m., Blogger Voltios dijo:

este poema de ana es cojonudo, uno de los que más me gusta de este poemario.

salud amigo

 

Publicar un comentario

<< Volver a la Página Principal